Productividad Consciente

“Todo lo que te han enseñado sobre productividad hasta ahora, está incompleto y nadie te lo había dicho”

Los últimos siete años de mi vida han sido una verdadera montaña rusa de emociones. El 2011 me propuse la meta de ser la persona más productiva de mi organización sin saber las consecuencias nefastas que esto me traería.

Pasado un par de años, logré mi objetivo pero mi vida colapsó por completo, me centré en un paradigma de “productividad tradicional”, que si bien es cierto, nos ha permitido realizar importantes avances económicos y tecnológicos, también ha incrementado los niveles de insatisfacción y mortalidad de nuestra sociedad.

Estamos en una carrera vertiginosa por vencer a la tecnología, las máquinas están tomando cada vez más relevancia, la inteligencia artificial se está apoderando de muchas de las actividades que antes eran realizadas por seres humanos. Participamos de una competencia que sabemos claramente que vamos a perder, por eso, nuestra única esperanza es cambiar nuestra forma de ver y hacer las cosas, tal como decía Albert Einstein; “Si quieres resultados distintos, no sigas haciendo lo mismo”.

Es exactamente lo que hemos estando haciendo los últimos veinte años, utilizando un paradigma de productividad basado en la priorización, la ejecución y los recursos para ganar esta carrera por generar resultados, siendo además la frase que mejor representa lo anterior; “El tiempo es oro”.

Es verdad que el tiempo es valioso, pero si comparamos el tiempo con el oro, en realidad estamos cometiendo un error gravísimo, ya que el tiempo no es oro, es mucho más valioso que eso; “El tiempo es vida”.

Si reflexionamos en lo valioso que es el tiempo, aparece en el horizonte un nuevo paradigma, el de la “productividad consciente”, que utiliza como base fundamental el agregar valor, generar capacidad disponible y desarrollar estrategias para alcanzar los resultados que realmente valen la pena conseguir.

Estamos en una carrera vertiginosa por vencer a la tecnología, las máquinas están tomando cada vez más relevancia, la inteligencia artificial se está apoderando de muchas de las actividades que antes eran realizadas por seres humanos.

La diferencia entre ambos paradigmas la quiero dejar ilustrada en el siguiente ejemplo:

Si centras tu vida en un paradigma de “productividad tradicional”, considerando que tuvieras que hacer 10 actividades, el primer paso sería priorizar esas 10 actividades, La pregunta inicial que generalmente se hace es la siguiente; ¿Qué es lo más importante que tengo que hacer hoy?, pasando a ordenarlas según su importancia o urgencia y luego centrándote en su ejecución utilizando los recursos que tengas disponibles para ello. Si te llegase a faltar tiempo, puedes inyectar más recursos para cumplir con tu objetivo. Siempre tendrás 10 actividades que podrían juntarse con las 10 del día siguiente.

Ahora, si ocuparas un paradigma centrado en “productividad consciente” y considerando las mismas 10 actividades, antes de proceder a la priorización, tendrías que establecer tu escala de valores, que te permitirá definir si esas actividades, deben o no ejecutarse. Esto es lo que conoceremos como agregar valor, ante lo cual la pregunta inicial sería; ¿Qué es lo que tengo que hacer hoy para tener un mejor mañana?. Como puedes ver, esto afecta directamente a la etapa siguiente, ya que posiblemente varias de esas actividades no pasen el filtro, sino que podrían ser postergadas o eliminadas. El paso siguiente, además de ejecutar, estaría en generar capacidad disponible por medio del incremento de tus recursos personales que te permitirán usar estrategias de productividad, el equivalente a trabajar más inteligentemente y no con más esfuerzo como lo sería si te basarás en el uso de recursos. (Ambos paradigmas se complementan)

El cambio de paradigma permite altos niveles de productividad y satisfacción personal, ya que al generar más capacidad, incrementas tus posibilidades de soportar cualquier requerimiento o desequilibrio que aparezca en el horizonte de tu sistema de gestión personal.

Lamentablemente, muchas personas prefieren mantenerse tal como están hoy en día, luchando por equilibrar su ámbito personal y su trabajo, sin entender que la vida es un todo y no puedes pretender ser exitoso en un área de tu vida y fracasar en las demás.

Prefieren seguir haciendo lo mismo para obtener resultados diferentes, chocando una y otra vez con la dura realidad de que el ser humano se está quedando obsoleto.

Si quieren saber más sobre esta nueva forma de trabajar, quedo atento a sus preguntas y los invito a leer mi libro “Optimezation: La clave del tiempo para alcanzar el éxito en la vida”, ahí podrán encontrar un nuevo modelo de productividad consciente, basado en Neurociencias, PNL, Coaching y Lean Thinking, que les servirá de guía para lo que viene a futuro.

Que estén muy bien y nos vemos en la próxima entrada.

Saludos

Que la productividad esté contigo.