Inteligencia Artificial: ¿Ayuda o amenaza para el empleo?

Podrías catalogarme de paranoico, pero en los últimos meses he observado un aumento de las iniciativas relacionadas con el uso de la inteligencia artificial y la tecnología para optimizar actividades que actualmente realizan las personas. Se supone que deberían estar orientadas a ayudarnos, sin embargo, el duro escenario de competitividad económica en las organizaciones y los países, nos estaría dando las primeras luces de una posible crisis a nivel social.

No quiero decir que vayamos a vivir una experiencia al estilo de la película Terminator con “Skynet” controlando todo, pero sin duda, la cuarta revolución industrial depara un difícil futuro para quienes estamos hechos de carne y hueso, ya que el enfoque en la optimización de los procesos, estaría dejando a los seres humanos casi al borde de la obsolescencia laboral.

Pero no te desesperes, ya que según los expertos, este cambio de los sistemas productivos, debería tomar entre 20 y 40 años, punto donde se podría observar que el 80% de los trabajos tradicionales ya estarían desaparecidos, dando lugar a otros de mayor especialización.

El duro escenario de competitividad económica de las organizaciones y los países nos estaría dando las primeras luces de una crisis a nivel social.

Si te resistes a creer lo que intento mostrar en esta entrada, quiero compartir algunos de los descubrimientos y avances más importantes que están ocurriendo en este mismo instante y frente a tu nariz.

Entre los casos más famosos, está el singular “Watson” que es un sistema informático de inteligencia artificial capaz de responder a preguntas formuladas en lenguaje natural, desarrollado por la corporación estadounidense IBM.

Hoy esta siendo utilizado como parte de un programa especial de asesoría legal en los Estados Unidos y hasta el momento ha superado a los mejores abogados país, proyectando su uso en el mundo de la salud, las finanzas y las telecomunicaciones.

Por otro lado, desde el año 2015 que el puerto de Rotterdam en Holanda opera su “Terminal Automatizada de Contenedores” (TEC), que usa un sistema de grúas y transportes (AGV) dirigidos por una central de inteligencia artificial para descarga, traslado y manejo de los contenedores que van llegando en los buques al puerto. La inversión este proyecto fue de más de 500 millones de euros y se encuentra aún en etapa de pruebas, sin embargo, los resultados han sido tan asombrosos, que varios puertos han incursionado en la misma tecnología, ya que incluso se puede operar de noche sin uso alguno de iluminación, ahorrando una tremenda cantidad de energía eléctrica, equivalente al gasto que hacían 1200 personas en un año. (Aún se usa iluminación pero solo en las zonas donde hay personas presentes)

Si aún no es suficiente para convencerte, entonces te cuento que hace poco se firmó un acuerdo entre la empresa Rolls Royce Marine y Google, con el objetivo de desarrollar en Finlandia, una flota de barcos autónomos que tendrán la capacidad ser controlados desde una central, disminuyendo así la posibilidad de fallas en su proceso e incrementado las utilidades de los sistemas de transportes de carga intercontinental.

A todo lo anterior le podemos incluir los estudios que se están llevando a cabo en el ámbito de los camiones de conducción autónoma, los autos de conducción autónoma, los asistentes aeronáuticos para despegue y aterrizaje, los drones autónomos, los sistemas de inteligencia artificial con cámaras reconocimiento facial para detección del delito, los avances en domótica (automatización de viviendas), la tienda automatizada Amazon Go y el desafío que se han impuesto algunas empresas de automatizar sus procesos de atención al cliente en los próximos 10 años y quiero dejar muy claro que son solo algunas de las iniciativas más conocidas.

La cuarta revolución industrial depara un difícil futuro para quienes estamos hechos de carne y hueso, ya que el enfoque en la optimización de los procesos, estaría dejando a los seres humanos casi al borde de la obsolescencia laboral.

El propósito de este artículo no es crear pánico, ni generar alarma, sino que hacer evidente lo que está pasando en nuestro mundo, para que puedas tomar acciones conscientes con el propósito de mejorar tu productividad y especialización, ya que será clave para la empleabilidad del ser humano durante la cuarta revolución industrial.

No podemos seguir haciendo lo mismo y esperar obtener resultados diferentes, es momento de buscar una manera de aprovechar ese potencial que está dentro de nosotros esperando a ser activado, porque la inteligencia artificial aún no puede superar nuestra inteligencia emocional, algo que si aprendes a usar bien, te permitirá alcanzar el éxito en todo lo que te propongas.

Si quieres saber más, puedes escribirme, estaré complacido de orientarte en lo que necesites, siempre y cuando tenga que ver con tu desarrollo personal.

Nos vemos.

Que la productividad esté contigo.