Cómo convertirte en un Maestro de la Productividad Personal

¿Sabías que el 20% de tus actividades genera el 80% de tus resultados?

A continuación quiero compartir con ustedes algunas recomendaciones que son extracto del libro Optimezation y que les servirán como una guía complementaria al modelo, permitiéndoles alcanzar altos niveles de bienestar y control en sus vidas.

1. Define y establece una rutina de poder.

Identifica todas esas actividades que más valor aportan a tu gestión personal diaria y conviértelas en hábitos que puedas mantener en el tiempo, te aseguro que notarás inmediatamente la diferencia.

2. Ten siempre tus metas finales en mente.

Todo parte con las metas a largo plazo y objetivos intermedios para alcanzarlas. Lo demás son sólo tareas.

3. Libera tu mente de todo lo que te molesta.

No hay nada más molesto que un pendiente repitiéndose en la cabeza.

4. Prioriza, agrega valor y vuelve a priorizar.

Cuando intentas hacerlo todo, solo estás ocupado, no eres productivo. Recuerda primero priorizar y considerar todo lo que agrega valor a tu vida y si tienes dudas, vuelve a empezar.

5. Planifica tu semana y saca el máximo provecho a tus días.

Usa herramientas que te permitan organizar tu semana y actuar día a día para mejorar tu eficacia.

6. Enfócate en un proyecto a la vez, pero toma decisiones masivas de forma correcta.

Evita la multitarea a menos que sea extremadamente necesario o se trate de actividades muy sencillas y cuando tomes una decisión, actúa inmediatamente y en todos tus frentes.

7. Respeta tu tiempo y el de los demás.

Aprende a ser puntual aunque nadie lo sea y enseña a los demás a respetarte bloqueando tiempo para tus actividades más importantes.

8. Aprende a comunicar de forma efectiva.

Si no sabes comunicar, perderás mucho tiempo dando explicaciones o enmendando errores por malos entendidos.

9. Utiliza las ventajas procrastinación consciente.

Si una actividad se debe hacer pero no se puede realizar ahora, debes hacer los ajustes necesarios para aplazarla el tiempo que sea necesario.

10. Clasifica, categoriza y etiqueta.

Si no sabes a donde pertenece una actividad, tampoco sabrás que hacer con ella.

11. Mejor hecho que perfecto.

Hasta la acción más pequeña, es más valiosa que la intención más grande.

12. Respira profundo, contempla y sé feliz.

Aprender a manejar el estrés y nadie podrá detenerte. No es que las personas productivas sean felices, son las personas felices las que podrían llegar a ser más productivas.

13. Organización, el secreto mejor guardado.

No pierdas tiempo buscando, establece lugares fijos para aquellos elementos que usas regularmente, tanto es tu espacio físico como virtual, recuerda que un pequeño agujero puede hundir un barco.

14. Utiliza inteligentemente tus tiempos muertos y edúcate proactivamente.

Movimientos, pausas y traslados son esenciales para mejorar nuestra productividad. Los puedes usar de forma inteligentemente o bien, seguir quejando de que no tienes tiempo.

15. Reconoce las ventajas de la productividad incremental.

Todo el mundo sabe que para lograr saltos cuánticos, primero debes avanzar paso a paso. Para aprender a volar, primero aprende a caminar y correr.

16. Para ser más productivo tienes que vivir más lento.

Cuando aprendas a vivir en el presente y disfrutar cada instante, estarás atento a los detalles que agregan valor a tu vida y podrás elegir sabiamente.

17. Si no puedes, delega.

No intentes hacer todo por tu cuenta, la mejor forma de multiplicar tu productividad por 10, 20 o 30, es trabajar como un solo bloque con tu equipo.

18. Utiliza el principio de Parkinson inverso.

Si tienes una semana para hacer una actividad, lo más seguro es que tomarás toda la semana, si te obligas a hacerlo en solo un día, eliminarás todas las distracciones.

19. Lleva tu libreta de ideas a todas partes.

Nunca se sabe dónde te encontrará la inspiración, así que anota tus ideas para que más tarde las revises y busques conexiones innovadoras. (Puedes usar las notas de tu teléfono móvil también)

20. Simplifica al máximo, no compliques lo sencillo.

La belleza del mundo se esconde detrás de las cosas más sencillas. No te compliques gratuitamente. Tenemos la tendencia de agregar cosas innecesarias que solo son desperdicio.

21. Descansos y recompensas también son productividad.

No puedes estar con el pie en el acelerador todo el tiempo, también debes cuidar la máquina de los sueños.

En las próximas entradas iré complementando cada una de estas recomendaciones para que puedan ponerlas en práctica en sus vidas.

Una abrazo gigante

Que la productividad esté contigo.